Nutrición

10 Alimentos cancerígenos peligrosos para la salud

El cáncer es una de las enfermedades que más matan en todo el mundo y su desarrollo puede ser causado por varios factores, entre ellos la exposición a toxinas, las deficiencias nutricionales, la genética y también una dieta nutricionalmente pobre.

La alimentación es tan importante que muchas evidencias indican que ciertos hábitos pueden aumentar o disminuir las probabilidades de desarrollar la enfermedad, y que simples cambios pueden disminuir en un 30% y un 50% los riesgos de tener cualquier tipo de cáncer.

Si usted desea eliminar de la dieta los alimentos cancerígenos que se consideran peligrosos para la salud, no dejes de leer este artículo, ya que listamos aquí cuáles son y por qué son perjudiciales.

Alimentos cancerígenos

La calidad de la dieta tiene una fuerte conexión con la buena salud y también con la capacidad de prevenir o causar el cáncer. Aunque no hay pruebas, muchos estudios observacionales señalan a menudo que el alto consumo de ciertos alimentos puede aumentar significativamente la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Entonces, lo mejor es evitar o eliminar totalmente de la dieta estos probables alimentos cancerígenos. Echa un vistazo a:

  1. Azúcar

El azúcar es parte de la dieta de millones de brasileños, pero su consumo es motivo de preocupación. Además de contribuir con el aumento de peso, diabetes, enfermedades cardíacas y la obesidad, el alto consumo de azúcar añadido también ha sido asociado a un aumento del riesgo de desarrollo de cáncer.

El motivo por el cual sucede esto puede estar relacionado al hecho de que las dietas ricas en azúcar aumentan la inflamación en el cuerpo, un hecho que puede dejar el organismo resistente a la insulina y a largo plazo para estimular el crecimiento de células anormales que pueden convertirse en cancerosas.

Aunque la mayoría de las investigaciones sobre la relación entre el azúcar y el cáncer están en marcha, algunas ya han puesto en evidencia estos hechos. Por ejemplo, un estudio realizado con más de 430.000 personas señaló que el consumo adicional de azúcar estaba positivamente asociado a un riesgo aumentado de cáncer de esófago, cáncer pleural y cáncer de intestino delgado.

Otro estudio que analizó la dieta de las mujeres mostró que aquellas que consumían panes dulces y galletas más de tres veces por semana, presentaron 1,42 veces más probabilidades de desarrollar cáncer endometrial.

  1. Harina de trigo

La harina de trigo es un tipo de carbohidrato refinado, un alimento pobre en fibras y nutrientes. Cuando se consume, eleva los niveles de azúcar en la sangre, y se cree que tener niveles más altos de glucosa y de la hormona de la insulina sea factores de riesgo para el cáncer.

Los estudios han demostrado que la insulina puede estimular la división celular, facilitando el crecimiento y la diseminación de las células cancerosas, lo que hace que el proceso de eliminación sea mucho más difícil. Otro aspecto negativo de los altos niveles de insulina y glucosa en la sangre, es que ellos pueden contribuir a la inflamación en el cuerpo.

Cuando analizamos las evidencias científicas, nos damos cuenta de que hay informes de investigadores que muestran que una dieta que causa la elevación de los niveles de glucosa en la sangre se asocia a un aumento del riesgo de varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer de estómago, mama y colorrectal.

Un gran estudio realizado con 47.000 adultos mostró que aquellos que mantenían una dieta rica en carbohidratos refinados tenían casi dos veces más probabilidades de morir de cáncer de colon, en comparación con aquellos cuya dieta era pobre en hidratos de carbono refinados.

Puede ser esa la razón por la cual las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer, ya que esta enfermedad se caracteriza por altos niveles de glucosa e insulina en la sangre. Por ejemplo, el riesgo de cáncer de colon y recto es 122% mayor en las personas con diabetes.

  1. Carnes procesadas

Las carnes procesadas son clasificados por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer como alimentos cancerígenos, y las carnes rojas como algo que probablemente causa cáncer. Muchas bases científicas contribuyen con esta afirmación, ya que algunos estudios observacionales han definido una conexión entre el consumo de carne procesada y el aumento del riesgo de cáncer.

La carne procesada es aquella que pasa por un proceso en el que los aditivos como nitratos y sodio son añadidos para preservar el sabor, color y prolongar su vida útil. Las más comunes son las salchichas, salchichas, jamón, tocino, chorizo, salami y algunas carnes frías.

Una revisión de estudios señaló que los consumidores de grandes cantidades de carne procesada tenían un riesgo de 20 a 50% mayor de desarrollar cáncer colorrectal, en comparación con las personas que comían muy poco o nada de carne procesada.

Ya una revisión de más de 800 estudios mostró que sólo 50 gramos de carne procesada, ingeridas diariamente elevaron en un 18% el riesgo de cáncer de colon y recto. Esto equivale a 4 rebanadas de tocino o salchicha.

  1. Alimentos excesivamente cocidos

La mayoría de los alimentos pasan por una preparación antes de ser consumidos. Por lo general, que son a la parrilla, fritos, guisos o asados, procesos que, si son excesivos, pueden producir compuestos nocivos como las aminas heterocíclicas y los productos finales de glicación avanzada.

La acumulación de estos compuestos nocivos puede viabilizar la inflamación y tener un papel en el desarrollo de cáncer y otras enfermedades.

Además, estos alimentos pueden contener acrilamida, una sustancia que se encuentra en el humo del cigarrillo y también en procesos industriales, como la fabricación de colorantes y plásticos. La acrilamida se forma principalmente en alimentos ricos en almidón, como el pan, galletas, pasteles y las patatas, cuando están cocidos por largos períodos de tiempo a altas temperaturas.

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer clasificó a la acrilamida como un “probable carcinógeno humano”, y la asignación se realizó teniendo en cuenta los datos que muestran que ella puede aumentar el riesgo de algunos tipos de cáncer en animales de laboratorio. Los alimentos cancerígenos que contienen acrilamida son aquellos cocidos a una temperatura superior a 150° C, lo que hace que los azúcares y el aminoácido asparagina creen la sustancia.

  1. Palomitas de maíz de microondas

La conexión entre palomitas de maíz de microondas y el cáncer no se relaciona directamente con las palomitas de maíz, pero sí a un producto químico utilizado en el revestimiento antiadherente del interior de los envases. Durante la preparación se descompone, produciendo un compuesto llamado ácido perfluorooctanoico, y su principal función es la de evitar que el aceite se escurra por la bolsa de palomitas de maíz. También es durante la preparación de estos productos químicos entran en palomitas de maíz, y cuando usted come, entra en el torrente sanguíneo y puede permanecer en su cuerpo durante mucho tiempo.

Los expertos señalan que es posible encontrar el ácido perfluorooctanoico en la sangre de muchas personas. Por ejemplo, el 98% de los estadounidenses ya tienen un resultado positivo para el producto químico en la sangre, y está asociado a un aumento del riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo cáncer de hígado y próstata.

La FDA llevó a cabo un análisis de varias fuentes de ácido perfluorooctanoico, incluyendo las bolsas de palomitas de maíz de microondas y ollas antiadherentes. Los resultados mostraron que el envase de palomitas de maíz de microondas podría representar más de un 20% de los niveles medios de la sustancia química en la sangre de los americanos.

  1. Leche y productos lácteos

La leche de vaca es un alimento rico en estrógenos naturales, y pueden ser hasta 100.000 veces más potentes que los estrógenos ambientales. La principal razón está ligada a la forma de producción actual, ya que los productores ordeñan sus vacas por al menos 300 días al año, y buena parte de ese tiempo están preñadas (embarazadas).

A medida que la gestación avanza, el contenido de estrógeno de la leche aumenta – por ejemplo, en la recta final de la leche puede contener hasta 33 veces más estrógeno que la leche de vacas que no están embarazadas.

Según un investigador de Harvard llamado Ganmaa Davaasambuu, la ingesta de estrógenos naturales de vacas en leche puede estar ligado a las mayores posibilidades de cánceres de mama, próstata y testículos en los seres humanos. Todos estos son tumores dependientes de hormonas, lo que significa que necesitan de hormonas sexuales para desarrollarse, y el hecho de que la leche puede contener traerá el escenario perfecto para que se desarrollen.

Un estudio que comparó el número de casos de cáncer relacionados con la dieta en 42 países mostró una fuerte relación entre el consumo de leche y queso, y la incidencia de cáncer testicular entre los hombres de 20 a 39 años. Los resultados mostraron que las estadísticas fueron mayores en los países cuyo consumo era más alto, y más bajos donde las personas comen menos productos lácteos.

  1. Alcohol

El alcohol es el causante de muchas enfermedades, y cuando el asunto es que el cáncer también puede interferir. El alcohol es clasificado como “carcinógeno del grupo 1”, lo que significa que, como la carne procesada, la evidencia de que él puede estar relacionado con el cáncer es extremadamente fuerte.

Es conocido por aumentar el riesgo de aproximadamente siete tipos de cáncer, que son: boca, faringe, laringe, esófago, mama, hígado y el intestino. Sin embargo, aunque es comúnmente nombrado como uno de los alimentos cancerígenos, el por qué de él desencadenar esta condición aún no está bien entendido.

Ante la falta de esclarecimiento sobre la conexión, los investigadores del Laboratorio de Biología Molecular del MRC en Cambridge, Reino Unido, decidieron concentrarse en los estudios con animales para obtener una relación más clara.

En una de las primeras aproximaciones del estudio, los investigadores proporcionaron alcohol diluido a ratones, analizando posteriormente los cromosomas, y la secuenciación de ADN para medir los daños causados por el acetaldehído, un producto químico producido cuando el alcohol es procesado.

Tras el análisis, quedó confirmado que él es capaz de dañar y romper el ADN en las células madre de la sangre. Esto significa que puede aumentar las probabilidades de cáncer, considerando que algunos se desarrollan debido a daños en el ADN de las células-tronco.

Otro aspecto a considerar es que el alcohol desencadena algunos mecanismos de protección en aquellos que ingieren. Enzimas llamadas aldehído desidrogenases forman la primera línea de defensa, y son responsables de convertir el alcohol en acetato.

Cuando los investigadores compararon los ratones con y sin aldehído desidrogenases, se dieron cuenta de que el alcohol causó cuatro veces más daño al ADN, esto quiere decir que no sea capaz de procesar el alcohol de forma eficaz puede llevar a un riesgo aún mayor de daños en el ADN relacionados con el alcohol y, por lo tanto, ciertos tipos de cáncer.

  1. Refrigerante

El refrigerante no aparece como una bebida saludable, ya que su valor nutricional es cero y la cantidad de calorías es grande. Las personas que toman refrescos regularmente son más propensas al sobrepeso y a la obesidad, que también contribuyen con muchos problemas de salud. Ante este escenario, también hay indicios de que el refrigerante esté entre los alimentos cancerígenos, y algunas investigaciones realizadas han llevado a esta asociación.

Durante ocho años, los investigadores de la Universidad de Melbourne y del Consejo de Cáncer de Victoria estudiaron 35.000 adultos que bebían refrescos. Los resultados mostraron que aquellos que consumían la bebida azucarada estaban en mayor riesgo de desarrollar cánceres relacionados con la obesidad.

Otro elemento perjudicial son los colorantes artificiales introducidos. Por ejemplo, un carcinógeno humano conocido como 4-metilimidazole (4-MEI) se forma durante la fabricación del colorante alimenticio. Aunque la mayoría de los productos no cargue cantidades significativas, los investigadores de seguridad alimentaria se dieron cuenta de que varios contenían más que la cantidad recomendada, y que esto puede representar un riesgo de cáncer.

También se dio cuenta de que las personas que bebían dos o más refrescos azucarados por semana tenían un riesgo mayor de desarrollar cáncer de páncreas que aquellos que no lo hacían, y qué consumir bebidas azucaradas también puede aumentar el riesgo de cáncer endometrial, de acuerdo con un estudio publicado por Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Además, el azúcar y el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, han demostrado aumentar la inflamación, y esto puede facilitar el desarrollo de la enfermedad. Durante un estudio realizado por la Universidad de Texas, los individuos alimentados con azúcar en cantidades significativas tuvieron un crecimiento de tumores de mama, que con el tiempo se han extendido a los pulmones. Este resultado fue atribuido, en parte, a la inflamación.

  1. Las grasas trans

Las grasas trans también son conocidas como ácidos grasos trans. Estas generalmente se forman cuando los aceites vegetales líquidos pasan por un proceso llamado hidrogenación, que añade hidrógeno para hacerlos sólidos.

Nuestra alimentación está repleta de muchos de estos aceites. Los alimentos más comunes y ricos en grasas trans son los procesados y rápidos, como galletas, galletas, snacks, alimentos fritos y dulces. En general, ellas se agregan a estos aprestos para añadir sabor, forma y textura deseadas, además de permitir que ellos tengan una validez mucho más larga.

Aunque las grasas trans han sido desarrolladas para sustituir las grasas saturadas, una encuesta mostró que también causan riesgos para la salud, entre ellos el cáncer.

Un estudio encontró que comer muchas grasas trans puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Cerca de 25 mil mujeres europeas participaron en el estudio, y los resultados obtenidos mostraron que las mujeres que presentaban los niveles más altos de grasas trans en la sangre eran dos veces más propensas a desarrollar cáncer de mama que las mujeres con los niveles más bajos de grasa trans.

Además, las grasas trans pueden llevar a la obesidad y un estilo de vida menos saludable, hecho que también está relacionado con el surgimiento de enfermedades como el cáncer.

Mantener una dieta saludable y balanceada, con bajo contenido de grasas saturadas y trans y alta en frutas y vegetales, puede beneficiar a su salud general y reducir el riesgo de cáncer de mama.

  1. Alimentos enlatados

Así como sucede con las palomitas de maíz, estos no son alimentos cancerígenos por sí solo, pero la condición está relacionada a sus envases. Los expertos descubrieron que las latas contienen un compuesto químico llamado bisfenol (BPA) que puede afectar a la salud negativamente.

La exposición temprana al BPA puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata, según un estudio de la Universidad de Illinois, en Chicago, hecha por la profesora de fisiología Gail Prins. Ella observó que la exposición diaria al BPA en modelos animales y descubrió que el efecto estrogénico que se trata es capaz de “reprogramar” células madre y progenitoras de la próstata.

Al final del estudio, la profesora ha implementado en las células de la próstata de donantes de órganos masculinos muertos en ratones, que formaron un tejido prostático humano. A partir de ahí, los ratones recibieron dosis de BPA similares a las encontradas en estudios anteriores. Después de un mes, los signos de cáncer se han desarrollado en un tercio de los ratones alimentados con BPA, o sea, tres veces más que los ratones que no recibieron BPA.

En un comunicado de prensa, Gail Prins dijo que “esta es la primera evidencia directa de que la exposición al BPA durante el desarrollo, en los niveles que vemos en nuestro entorno diario, aumenta el riesgo de cáncer de próstata en el tejido de la próstata humana”.

Consideraciones finales

Minimizar el consumo de estos dichos alimentos cancerígenos es una forma de disminuir los riesgos de la enfermedad. Es claro que algunos de los factores que no están bajo su control, pero la alimentación está. Siendo así, centrarse en una dieta más saludable, que contenga alimentos naturales y libres de ingredientes químicos y otros compuestos nocivos.

Considere la posibilidad de incorporar también otros hábitos saludables, como la práctica de actividad física, ya que así se promoverá contribución a su salud y aparta aún más las posibilidades de desarrollar cáncer y otras enfermedades.

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.