Salud

Insulina Basal alta o baja – ¿Qué es, síntomas, valores de referencia, el examen y consejos

La insulina es una hormona presente en nuestro organismo. Es producida por el páncreas y su función es permitir que otras células transforman la glucosa en energía para ser utilizada por todo el cuerpo, lo que significa que es vital para el metabolismo, y sin la insulina, el cuerpo no funciona.

La insulina basal también es conocida como insulina de fondo y su papel es el de garantizar una mínima cantidad de insulina a administrar las fluctuaciones diarias de la glucosa en la sangre.

Aunque sea un proceso normal del cuerpo, algunas personas pueden desarrollar una producción de insulina basal alta o absolutamente baja y esta condición altera los niveles de azúcar en sangre, ya que en algunos casos puede ser usado en exceso y en otros no se absorbe, lo que obliga a las células a buscar otras formas de energía.

Insulina basal – ¿qué es?

La insulina basal tiene el objetivo de abastecer constantemente nuestro cuerpo. Así, el páncreas secreta una pequeña cantidad de insulina en el torrente sanguíneo cada dos minutos. Este proceso ayuda a garantizar una fuente de energía continua y evitar que el hígado lance mucha glucosa en la sangre al mismo tiempo.

La insulina basal debe ser combinada con la secreción de glucosa del hígado durante el día y la noche, ya que en los periodos de ayuno, realización de ejercicios, entre otros, la insulina basal debe mantener el nivel de azúcar en la sangre estable.

La demanda de insulina basal es muy individual, pero, en general, existe una necesidad mayor durante la noche y temprano en la mañana, y menor en el medio del día. Esto sucede porque la producción de hormonas eleva el nivel de azúcar en la sangre durante la noche y mejora la sensibilidad a la insulina durante el día.

¿Qué sucede si tengo insulina basal alta?

Los niveles anormalmente altos de insulina en tu cuerpo pueden ser considerados hiperinsulinemia o resistencia a la insulina. La hiperinsulinemia no es clasificada como la diabetes si usted es el único síntoma presente, pero ambos pueden ser causados por la resistencia del cuerpo a la insulina – por este motivo es muy común que esta condición está ligada a la diabetes, específicamente al tipo 2.

La resistencia a la insulina es lo que ocurre cuando el cuerpo no responde adecuadamente a la insulina presente, entonces la respuesta incorrecta señala al páncreas para producir más insulina. Esto se convierte en un ciclo vicioso y peligroso, ya que su cuerpo sigue resistiendo, respondiendo incorrectamente y el páncreas necesita continuamente producir más insulina para compensar.

En un determinado momento, él no será capaz de mantener la cantidad de insulina que el cuerpo necesita para mantener el nivel de azúcar en la sangre en un nivel saludable y esta condición comienza a traer una serie de problemas para la salud. Además, cuando existen altos niveles de insulina en el cuerpo, las células suelen absorber el exceso de azúcar en la sangre y esto provoca niveles anormalmente bajos, conocido como hipoglucemia.

Los síntomas más comunes de la insulina basal alta:

La hiperinsulinemia y la resistencia a la insulina pueden estar relacionadas con algunos de los posibles síntomas, pero también es común que no presenten ninguno.

  • Tener voluntad frecuente de comer azúcar;
  • Aumento de peso inusual y sin justificación;
  • Hambre constante y excesiva;
  • Dificultad para concentrarse;
  • Experimentar ansiedad o sentimientos de pánico;
  • Cansancio extremo;
  • La hipoglucemia, o bajo nivel de azúcar en la sangre.

¿Qué sucede si tengo la insulina basal baja?

La falta de insulina impide que el cuerpo transporte de la glucosa de la sangre dentro de las células para generar la energía necesaria para las funciones corporales. Además, con poca insulina, las células no pueden ingerir glucosa como fuente de energía, entonces otras fuentes como la grasa y el músculo se convierten en el blanco del cuerpo, y en ese proceso el azúcar sigue acumulado en la sangre, generando niveles extremadamente altos.

En general, portadores de diabetes tipo 1 tienen poca o ninguna insulina en el cuerpo, ya que su páncreas no puede ser más capaz de producir esta hormona y este exceso de azúcar en la sangre provoca lo que se denomina hiperglucemia.

Síntomas más comunes:

  • Micción frecuente;
  • Sede excesiva;
  • Visión borrosa;
  • La fatiga en el cuerpo;
  • El dolor de cabeza.

Examen de insulina basal

A través de un examen de sangre se puede detectar los niveles de insulina en el organismo, y entender si los resultados están aumentados, normales o bajos, y esta condición puede llevar a un diagnóstico.

¿Cómo es la recolección de sangre para realizar la prueba basal de insulina?

Para la realización del examen, es necesario que el paciente esté en ayunas durante 8 horas antes de la recogida de la sangre. Entonces la sangre es recolectada y enviada para el sector de análisis.

Valores de referência

  • Valores normales: Entre 1,9 a 23,0 UI/mL.
  • Valores bajos (menores que 1,9 UI/mL.
  • Valores aumentados: por Encima de 23,0 UI/mL.

Un examen para medir la insulina en ayunas es valioso en varias situaciones, como por ejemplo:

  • Establecer un diagnóstico de pre-diabetes y síndrome metabólico. La pre-diabetes es un resultado de la resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina causa el colesterol alto, la glucosa alta y presión alta. Un alto nivel de insulina en ayunas indica la resistencia a la insulina y puede animar a una persona a hacer cambios para bajarla.
  • Separar el tipo 2 de la diabetes autoinmune latente en adultos. Una persona con el tipo 2 puede tener un nivel normal o hasta alto de insulina en ayuno. En el otro caso, es típicamente baja.
  • Identificar si un paciente diagnosticado con diabetes tipo 1 aún es capaz de producir algo de insulina.

¿Qué puede significar cambios en los resultados de los exámenes?

La insulina basal alta o baja suele estar ligada a la diabetes. Aunque sea lo más común, no es una regla. Por ejemplo, los altos niveles de insulina se encuentran en individuos obesos que utilizan anticonceptivos orales y también en los casos de cromegalia, síndrome de Cushing, insulinoma y el hipertiroidismo. Ya la insulina basal baja puede indicar, además de la diabetes, hipopituitarismo, enfermedades pancreáticas, como pancreatitis crónica, incluyendo la fibrosis quística y el cáncer de páncreas.

En Caso de que las sospechas están orientadas a la diabetes, ya sea por causa de los síntomas, resultados de exámenes anteriores o por la presencia de los factores de riesgo, probablemente su médico le pedirá nuevos exámenes para confirmar la hipótesis y formular un diagnóstico preciso. Si se confirma, un plan de tratamiento que se recomienda, tanto para la diabetes como para los otros problemas que pueden existir ya.

El tratamiento para la diabetes requiere vigilancia constante en relación a los niveles de azúcar en la sangre. En algunos casos, existe la necesidad de tomar medicamentos y en otros no, pero en ambos será preciso combinar la práctica de ejercicios físicos y dieta.

Consejos alimenticios que contribuyen con la insulina basal

Seguir algunas pautas nutricionales y cambiar algunos hábitos puede desempeñar un papel esencial para mantener el nivel de azúcar en la sangre controlado, principalmente en los periodos de ayuno. Vea a continuación algunos consejos valiosos que pueden ayudar a mantener la insulina basal más estable.

– Hidratos de carbono

Los hidratos de carbono suelen tener un efecto directo sobre los niveles de azúcar en la sangre, lo que demanda la producción de insulina. Ellos no deben ser evitados, ya que son fuentes de alimentos importantes, pero pueden ser elegidos con más cuidado.

Optar por consumir los carbohidratos ricos en fibra con un índice glucémico bajo, lo que significa que usted estará ingiriendo un alimento que no es fácil de digerir, entonces serán capaces de suministrar una energía constante. Otro consejo es combinar con grasas saludables y proteínas magras, ya que de esta forma los alimentos se absorben más lentamente en el intestino y esto puede ayudar a reducir el impacto del azúcar en la sangre, ya que evita los picos.

Invierta en alimentos como el arroz integral o con cereales, quinua, pastas y panes integrales, guisantes y legumbres como frijoles, vegetales de hoja verde como la col rizada, acelga, espinaca y también algunas frutas, como la naranja.

– Evite los alimentos procesados y azúcares ocultos

Los alimentos procesados, postres, dulces, cereales preparados, conservas, platos preparados congelados, entre otros, deben evitarse tanto como sea posible. Estos tipos de alimentos están llenos de azúcares añadidos o ocultos y pueden ser perjudiciales para una persona con diabetes.

Un hábito para adoptar es el de leer las etiquetas de los alimentos, ya que los fabricantes están obligados legalmente a enumerar los ingredientes en ellos, en orden decreciente de peso. Entonces, si usted encuentra una etiqueta con azúcar como uno de los tres principales ingredientes o nombres como el jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, dextrosa, fructosa, maltosa, néctar de agave o jarabe de malta, que devuelva a la plataforma y buscar una alternativa más saludable.

– Elección de las grasas y proteínas saludables

Limitar la grasa saturada y evitar las grasas trans son otra manera de prevenir algunas de las complicaciones de la diabetes. Estos se encuentran en la carne roja, productos lácteos de leche entera, salmón, atún, sardinas, la cola de caballo, aves sin piel, tofu, frijoles y otras leguminosas.

También elimine la fritura – a la hora de preparar opte por asar, hornear o cocinar. Para la preparación, utilice aceites más saludables, como aceite de oliva en lugar de manteca de cerdo o mantequilla saturada.

Vale incluir en los aperitivos, un puñado de frutos secos. Ellas son ricas en ácidos grasos omega-3 saludables para el corazón y tienen una cantidad insignificante de hidratos de carbono, muchos de los cuales son fibras saludables. Sin embargo, prestar atención a la cantidad de sodio presente en los alimentos, ya que el consumo diario no debe superar los 2.300 miligramos.

La American Heart Association informa que las personas con diabetes, especialmente tipo 2, tienen una probabilidad mayor de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Así que mantener una dieta enfocada en grasas saludables es un paso más para mantener los niveles normales de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de ataque al corazón o un derrame cerebral.

– Bebidas

Las bebidas también suelen tener un efecto importante en el nivel de azúcar en la sangre. Por ejemplo, una lata de refresco contiene 40 gramos de carbohidratos, lo que puede ser comparado a 10 cucharaditas de azúcar.

Entonces, elimine el refrigerante, el jugo de cajita ya listo, las bebidas energéticas, té dulce y otras bebidas azucaradas de su dieta. Para mantener el nivel de azúcar en la sangre dentro del rango deseado, elija agua, té sin azúcar, agua con gas con sabor, café y mezclas de bebidas sin azúcar.

Como hemos visto, la insulina desempeña un papel fundamental en el organismo para regular los niveles de azúcar en la sangre y la basal actúa en los periodos de ayuno. Niveles de insulina basal alta o baja pueden ser síntomas de la diabetes, que pueden desencadenar una serie de problemas para la salud si no son tratados.

Busque siempre la ayuda médica, y si hay sospechas realice un examen. Esa será la mejor manera de trazar un diagnóstico preciso y un tratamiento asertivo.

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.