Salud

Estreñimiento Intestinal – ¿Qué es, Síntomas y Tratamiento

Es un hecho que todos nosotros sufrimos de estreñimiento intestinal en algún momento, pero para algunas personas la condición es recurrente y provoca una serie de síntomas incómodos que impactan la calidad de vida. Malestar abdominal, hinchazón y dificultad para evacuar, son sólo algunos de los signos, y delante de este escenario es común buscar soluciones y un remedio para estimular el buen funcionamiento del intestino.

Si usted convive con la situación, o conoce a alguien que sufre constantemente con ella, abordaremos aquí lo que es la constipación intestinal, síntomas más comunes y también los tratamientos comúnmente realizados.

Estreñimiento intestinal – ¿qué es?

El estreñimiento puede afectar a las personas de diferentes formas. Algunas pueden sufrir con el paso infrecuente de heces, y otros con heces endurecidas, mucho esfuerzo para evacuar o la sensación de vaciado incompleto, después de una visita al cuarto de baño.

Es común que el número de evacuaciones disminuya con la edad. Entre los adultos se considera normal evacuar a entre el 3 y el 21 veces por semana, y a pesar de que el patrón más común sea una vez al día, la mayoría de las personas tiene un funcionamiento intestinal irregular y no tiene evacuaciones todos los días o el mismo número todos los días.

Un diagnóstico de constipación intestinal se realiza cuando la persona tiene menos de tres evacuaciones por semana y en los casos más graves, a menos de una. Ella generalmente se clasifica como aguda, cuando es una enfermedad reciente o crónica, cuando es un problema que ya está presente por mucho tiempo. Sin embargo, es preciso tener en cuenta, especialmente en los casos agudos, si existe alguna condición médica subyacente, impidiendo el correcto funcionamiento del intestino.

Síntomas

Los síntomas del resfriado intestinal suelen variar de acuerdo con los patrones intestinales de cada uno, la dieta y la edad. Sin embargo, hay algunos que son comunes, como:

  • Movimientos intestinales infrecuentes;
  • Demasiado esfuerzo cuando va al cuarto de baño;
  • Heces duras o pequeñas;
  • Sensación de evacuación incompleta después de ir al baño;
  • Molestias en la parte inferior del abdomen;
  • Hinchazón abdominal, en ocasiones distensión;
  • Sangrado o fisuras anales provocadas por el paso de las heces duras;
  • La ansiedad y la obsesión para ir al baño;
  • Empeoramiento de la enfermedad diverticular, hemorroides y prolapso rectal.

En casos de síndrome del intestino irritable (SII):

  • Dolor abdominal cólico;
  • Exceso de gases (flatulencia);
  • Hinchazón y cambios en los hábitos intestinales.

En casos de obstrucción intestinal:

  • Náuseas.
  • Vómitos;
  • Ausencia de movimiento intestinal;
  • La incapacidad de pasar los gases;
  • Abdomen distendido;
  • Dolores de cabeza;
  • Pérdida de apetito.

Causas

Son varias las causas que pueden provocar estreñimiento intestinal, entre ellas:

1. La Falta de fibra en la dieta

Las personas que mantienen una dieta pobre en fibras están más predispuestas a sufrir de estreñimiento. Cuando consumidas, las fibras desempeñan un papel esencial en el tracto digestivo y contribuyen con los movimientos intestinales, estimulando la evacuación. Entonces, a la hora de hacer las comidas, siempre incluya frutas, verduras y granos integrales.

2. Inactividad

Los adultos mayores y aquellos que sufren problemas de salud que los hacen excesivamente inactivos suelen sufrir de estreñimiento. Generalmente las personas físicamente activas son menos propensos a convertirse en constipadas debido a que la actividad física ayuda a mantener el metabolismo alto, haciendo que los procesos en el cuerpo se desarrollen más rápidamente y naturalmente, según algunos expertos.

3. Medicamentos

Algunos medicamentos tienen como efecto secundario el estreñimiento. Medicamentos que se utilizan para el dolor de estupefaciente, como la codeína (Tylenol), oxicodona (Percocet) y hidromorfona (Dilaudid); antidepresivos como la amitriptilina (Elavil) y la imipramina (Tofranil), anticonvulsivos como suplementos de hierro con fenitoína (Dilantin) y la carbamazepina (Tegretol) están en la relación.

Además, los medicamentos bloqueadores de los canales de calcio como diltiazem (Cardizem) y nifedipina (Procardia), antiácidos que contienen aluminio, incluyendo Amphojel y Basaljel y diuréticos incluyendo clorotiazida (Diuril) también son responsables de provocar el estreñimiento.

4. La leche

Los alimentos interfieren directamente en la constipación intestinal, pero sus efectos suelen ser diferentes para cada persona. Una de las bebidas de la abadesa capaz de causar estreñimiento es la leche y sus derivados.

5. El Síndrome del intestino irritable (SII)

Las personas que sufren el síndrome del intestino irritable son padezcan por estreñimiento con mucho más frecuencia que las demás.

6. Embarazo

La constipación intestinal en el embarazo es una condición muy común y generalmente ocurre por causa de los altos niveles de estrógeno y progesterona, los cambios hormonales que pueden hacer que la mujer más susceptible. Otra causa frecuente es el crecimiento del útero, que puede comprimir el intestino, disminuyendo el paso de la comida.

7. Envejecimiento

Muchos procesos corporales cambian considerablemente a medida que envejecemos. Por ejemplo, el metabolismo disminuye y provoca una baja actividad intestinal. Además, los músculos del tracto digestivo no tienen el mismo rendimiento y esto puede impactar directamente en los movimientos intestinales.

8. Cambios en la rutina

Muchas personas sólo pueden evacuar en sus propios cuartos de baño. Esto significa que cualquier evento como un viaje, por ejemplo, puede cambiar drásticamente su rutina normal. Además, los cambios en los horarios de las comidas, los horarios de dormir y despertar condicionan un cambio en el organismo que aumenta el riesgo de estreñimiento.

9. El Uso excesivo de laxantes

Mucha gente considera que el intestino normal es aquel que funciona al menos una vez al día, por este motivo es común iniciar por cuenta propia un tratamiento con laxantes, para asegurarse de que esto suceda.

Es claro que los laxantes son eficaces para ayudar a los movimientos intestinales y tratar los casos de estreñimiento, sin embargo el uso regular hace que el cuerpo se acostumbre a su acción y, poco a poco, la dosis debe ser aumentada para obtener los mismos efectos. Cuando su uso es prolongado, el cuerpo puede volverse adicto, lo que significa que en el momento en que la interrupción se hace de los intestinos pueden no ser capaces de trabajar solos y esto provocará el estreñimiento.

10. No ir al baño cuando tiene ganas

Ignorar la voluntad de ir al baño no es una buena idea. Aunque en ocasiones es conveniente mantener la voluntad, hacer esto con mucha frecuencia puede llevar al organismo a reducir gradualmente los estímulos, hasta que usted no sienta más a gusto. Esta condición condiciona las heces sean duras y difíciles de pasar.

11. La Falta de hidratación

Beber agua y mantener el cuerpo hidratado puede ser muy eficaz para ayudar a disminuir los riesgos de un resfriado, pero si ella ya está presente, beber más líquidos puede no aliviar el marco. Además, consumir refrescos, bebidas que contienen cafeína y alcohol puede causar deshidratación, agravando aún más la constipación intestinal. La bebida más indicada para hidratar el cuerpo y promover beneficios es el agua.

12. Trastornos hormonales

En general, las personas que tienen hipotiroidismo (poco hormona de la tiroides) o muy hormona de la paratireoide que aumenta los niveles de calcio en la sangre sufren de estreñimiento intestinal.

Otra condición común y que también impacta son los cambios hormonales que se producen en el período menstrual de una mujer, cuando los niveles de estrógeno y progesterona son altos. Sin embargo, esta condición suele ser puntual y no es prolongada.

13. Problemas específicos en el colon o el recto

Algunos problemas pueden impactar directamente el funcionamiento intestinal. Por ejemplo, la presencia de tumores en la región que pueden afectar o restringir el paso de las heces, el tejido de la cicatriz, diverticulosis y el estrechamiento anormal del colon o recto, conocido como estenosis de colon y recto. También es común en personas con enfermedad de Hirschsprung, que es un defecto congénita en la que algunas células nerviosas están ausentes en el intestino grueso.

14. Enfermedades y condiciones diversas

Además de los problemas específicos en el colon o el recto, algunas enfermedades suelen ralentizar el movimiento de las heces a través del colon, el recto o el ano. Las más comunes son:

  • Trastornos neurológicos: Problemas como la lesión en la médula espinal, accidente vascular cerebral (AVC), Esclerosis Múltiple, enfermedad de Parkinson y pseudo-obstrucción intestinal crónica idiopática crónica son las condiciones que comúnmente provocan estreñimiento.
  • Condiciones endocrinas y metabólicas: Uremia, diabetes, hipercalcemia, control glucémico inadecuado e hipotiroidismo.
  • Enfermedades sistémicas: Las enfermedades sistémicas son aquellas que suelen afectar a varios órganos y tejidos del cuerpo, o peor, afectan el cuerpo como un todo. Las más comunes son el lupus, esclerodermia y amiloidose.
  • Cáncer: Pacientes con cáncer en general son sometidos a tratamientos con drogas agresivas e invasivas como la quimioterapia y algunos analgésicos, que suelen alterar el correcto funcionamiento del intestino. Además, la presencia de un tumor puede provocar un bloqueo o apretar el sistema digestivo, causando el estreñimiento intestinal.

Tratamiento

El tratamiento puede incluir cambios en el estilo de vida, como comer más fibra, beber más agua y también incluir en la rutina de la práctica de ejercicios, pero los laxantes también ayudan a impulsar los resultados del tratamiento. Vea a continuación los enfoques más comunes:

Tratamiento natural

  • Aumentar el consumo de fibra: Como hemos visto, las fibras tienen un papel fundamental en el funcionamiento intestinal y las personas que sufren estreñimiento, pueden beneficiarse con esta característica. La recomendación es ingerir entre 18 y 30 gramos de fibra todos los días y buenas fuentes son las frutas, vegetales frescos, granos enteros y enteros y cereales fortificados con alto contenido de fibra.
  • Beber agua: El consumo de agua puede beneficiar a todo el organismo, incluyendo el intestino. Tomar unos 2 litros de agua al día es una buena cantidad.
  • Agentes de volumen: Añadir agentes de volumen a la alimentación puede ayudar a ablandar las heces, y esto hace que el paso más fácil y menos dolorosa. Algunas de las sugerencias de los agentes de volumen son el salvado de trigo y también el psyllium.
  • Ejercicio regular: Así como la alimentación adecuada, los ejercicios regulares interfieren en el funcionamiento de los procesos corporales. En general, la práctica de actividades físicas estimula al cuerpo a funcionar correctamente y esto incluye el estímulo de los movimientos intestinales, lo que ayuda a aliviar el estreñimiento intestinal.
  • Mantener una rutina: Busca tener un horario del día para ir al baño. Esto puede estimular al cuerpo a evacuar, además de crear una rutina.
  • Evite mantener las heces: Siempre que sea posible, ir al baño cuando sienta ganas. Es claro que si está en un lugar donde no haya un cuarto de baño disponible esto no será posible, pero si está en un lugar apropiado, no dejes de atender a los impulsos naturales de su cuerpo.
  • Los remedios homeopáticos: Tomar calcarea carbonica, nux vomica, sílice, bryonia y lycopodium puede ayudar a tratar el estreñimiento. Algunos estudios sugieren que los enfoques para el estreñimiento ofrecidos por médicos homeopatas pueden ser exitosas, aunque su eficacia es bastante controvertida. Hable con su médico acerca de esta alternativa y compruebe si puede ayudar a su caso.

Laxantes

Los laxantes más comunes que se venden como pastillas, cápsulas y líquidos, para utilizar de forma oral, como supositorios o enemas. Aunque el uso de un supositório o enema no sea la administración más agradable, por el hecho de ser introducidos manualmente, por lo general, que funcionan mucho más rápido para aliviar los síntomas.

– Agentes de volumen (fibra)

La fibra está naturalmente disponible en frutas, verduras y granos integrales, pero cuando la alimentación no aporta la cantidad necesaria, es posible comprar un laxante para compensar. Las marcas más comunes son: Benefiber, Citrucel, Equilactin, Fibercon, Fiber-Lax y Metamucil, y cuando ingeridas, trabajan para aumentar el contenido de agua y el volumen de las heces, estimulando la impulsión más rápida a través del colon.

Al tomar suplementos de fibra, es fundamental beber mucha agua para minimizar la posibilidad de flatulencia y una posible obstrucción. Tenga en cuenta también que el aumento o cambio repentino en la ingesta de fibra dietética puede provocar calambres abdominales, hinchazón o gases.

– Laxantes lubricantes

Su principal función es aumentar la lubricación para que las heces se vuelvan “resbaladiza” y más fáciles de pasar. Esto es posible porque su composición lleva aceite mineral, que añade una capa lisa de las paredes del intestino y evita que las heces se sequen.

Su uso debe ser de corto plazo, ya que el prolongado puede permitir que el aceite mineral absorba vitaminas hidrosolubles del intestino y también interfiere en el efecto de algunos medicamentos recetados. Otro punto importante es que no debe ser combinado con otros medicamentos o suplementos.

– Laxantes emolientes

Laxantes emolientes como el Colace contienen docusato, un surfactante que ayuda a humedecer y ablandar las heces. Popularmente conocidos como “ablandador de heces, a menudo son utilizados por aquellos que se están recuperando de la cirugía, por las mujeres que han pasado por un parto recientemente o por personas que padecen hemorroides. Si comparados a otras opciones, su acción puede ser más larga – en general, es preciso una semana o más para empezar a hacer efecto.

– Laxantes osmóticos y hiperosmolares

El foco de este tipo de laxante es promover la humedad excesiva. Cuando se ingiere, se trabaja para extraer fluidos en el intestino de los tejidos circundantes, y el resultado son las heces más suaves y más fáciles de pasar.

Para obtener los resultados esperados, es fundamental beber mucha agua. La hidratación adecuada potenciará los efectos del laxante y ayudará a disminuir la incidencia de gases y calambres musculares.

– Laxantes estimulantes

Este tipo de laxante tiene una acción rápida y trabaja para estimular el revestimiento del intestino y aumentar la hidratación de las heces, lo que acelera el paso de las mismas a través del colon. Sin embargo, él no debe ser utilizado diariamente o periódicamente, ya que puede debilitar la capacidad natural del cuerpo de defecar y causar dependencia laxativa. Ellos también no están exentos de efectos secundarios, y los más comunes son los cólicos y diarrea.

Cuidados importantes con el uso de laxantes

Cualquier laxante necesita ser utilizado con seguridad y moderación, entonces algunos cuidados son extremadamente necesarios.

  • Si usted tiene la intención de usar un laxante para regularizar el funcionamiento del intestino, comience con los de fibra primer (agentes de volumen).
  • Al utilizar laxantes, siempre beba mucha agua y otros líquidos para mantenerse hidratado. Esta medida es necesaria porque los laxantes absorben el agua para humedecer las heces.
  • Si la mejor opción para tratar el caso de un laxante estimulante, ten en cuenta que algunos pueden limitar la capacidad del cuerpo de absorber vitamina D y calcio.
  • No use laxantes por un periodo prolongado de tiempo, sólo por el tiempo recomendado por el fabricante o por el médico. La frecuencia de este tipo de medicamento puede provocar una dependencia y evitar que su intestino funcione solo.

Consideraciones finales

Un tratamiento para el estreñimiento intestinal debe ser recomendado por un profesional, así que es importante consultar a un médico. Será capaz de investigar primero si el estreñimiento es aguda o crónica, porque si es aguda o está empeorando, es necesario evaluar la causa a tiempo para no descuidar una enfermedad grave que debe ser tratada con urgencia.

El segundo paso es iniciar el tratamiento rápidamente y utilizar enfoques que presentan menores impactos, ya que esto evitará que el problema se agrave y se va a minimizar los posibles daños en el colon, que pueden ser causados por el uso frecuente de productos estimulantes. Ya el tercer paso es el seguimiento de la respuesta al tratamiento prescrito y hacer interferencias, cuando sea necesario.

Aunque es considerado por muchos un problema sencillo y de fácil solución, obtener la ayuda de un especialista permitirá realizar un tratamiento eficaz y asertiva.

Referencias adicionales:

Usted suele sufrir de estreñimiento intestinal crónica a menudo? Que tipo de tratamiento médico ya recetaron? Un comentario a continuación!

(2 votos, media: 5,00

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.