Salud

Como esta joven ganó la anorexia y hoy tiene un cuerpo exuberante

Abby Pollock es una amante de la buena manera de 23 años que vive en Toronto, Canadá. Aunque ella tiene un culo muy definido y saltarín y un cuerpo del cual ella está muy orgullosa, ella no siempre ha sido tan fuerte y seguro de sí mismo así.

En 2012, durante su primer año de la facultad de Ingeniería, Abby estaba cerca de 10 kilos por debajo del peso ideal, y luchando con síntomas de anorexia y bulimia. Ella era infeliz en su relación, y sentía una enorme presión para conseguir una pasantía de Ingeniería cuando descubrió que su padre tenía cáncer.

Era como si todos los aspectos de su vida estuvieran fuera de su control – excepto cuando se trataba de su dieta. “La comida era mi espacio seguro, pero de una manera bastante extraña y retorcida”, ella cuenta.

Mediante una aplicación de móvil para hacer el seguimiento de tu dieta, Abby dice que solía comer lo mínimo necesario para mantener su cerebro funcionando: 900 a 1.000 calorías por día. Ella creció obsesionado con la pérdida de peso, tratando de dietas cada vez más restrictivas, que salieron de una simple dieta “saludable”, para la dieta paleo, después de la vegana, y luego vegana cruda.

“Yo me decía a mí misma que estaba siguiendo estas dietas por razones éticas, cuando en realidad lo estaba usando como un medio para restringir aún más las calorías y ocultar mis hábitos desordenados”, ella ahora admite.

En un día típico durante esta fase más restrictiva, ella tomaba un batido verde en el café de la mañana, y cuidadosamente repartía ingredientes de la ensalada para el almuerzo y la cena. A veces, ella lanchava algunos vegetales crudos durante el día, pero sólo si se llegara al punto en el que pensaba que podía desmayar si no comiera nada.

Como se dio cuenta de que tenía que cambiar

Como se dio cuenta de que tenía que cambiar

En 2013, Abby sospechaba que su novio la había traicionado y descubrió que el pronóstico del cáncer de su padre, que había progresado a la terminal. Y esta vez, Abby finalmente extendió la mano para pedir ayuda. “Yo decidí que no iría más a hacer que me de la víctima y acabar con mi propia vida“, dice ella sobre su decisión de contratar a un nutricionista holístico y un entrenador personal. Su primera meta fue poco a poco aumentar la ingesta de alimentos para 2.000 calorías por día.

“Comer 1.000 calorías por día requería una fuerza de voluntad constante”, Abby escribió en un reciente post en su Instagram. “Yo estaba físicamente agotada de comer tan poco, y mentalmente cansada de la obsesión sobre una parte tan trivial de la vida.”

Como es la dieta de hoy en día

Como es la dieta de hoy en día

Ahora, Abby sigue un plan alimenticio mucho más flexible, comiendo lo que quieras, siempre que encaje en su cuota de calorías diarias, ahora de 1.700 calorías, según lo determinado por su nutricionista para sus objetivos de buena forma, y de proteínas, carbohidratos y grasas saludables.

En un día normal, Abby ahora come alrededor de cuatro comidas, como puedes ver a continuación

  1. Comenzando con huevos revueltos con pechuga de pavo acompañado de verduras a la primera y altamente proteica comida;
  2. Una manzana y zanahorias baby cuando ella siente que necesita un refrigerio;
  3. Avena, clara de huevo, leche de almendras, cacao y stevia para la segunda comida;
  4. Espaguetis de calabaza con pechuga de pavo, verduras y salsa de queso hecho con leche de almendras para la tercera comida;
  5. Y finalmente, un batido de proteínas post-entreno hecho con proteína en polvo, un plátano, leche de almendras y hielo.

La única cosa que Abby realmente restringe son sus horas de comer. Ella practica el ayuno intermitente, lo que significa que ella ayuna de entre 16 y 18 horas por día. Es una estrategia de dieta que puede mejorar la sensibilidad a la insulina, ayudando a su cuerpo a producir más energía sostenible a partir de los alimentos que usted come, de acuerdo con investigaciones emergentes.

“Eso me ayudó a cambiar mi relación con la comida, a hacerme más consciente de mis sugerencias de hambre, y ha permitido la flexibilidad para comer comidas más grandes continuando avanzando en mi objetivo”, explica Abby, añadiendo que actualmente está entrenando para carreras con obstáculos.

Como esta joven ganó la anorexia y hoy tiene un cuerpo exuberante 1

Por lo menos una vez por semana se da una escapada de su dieta con uno de sus alimentos favoritos – en general, la comida japonesa. Y aunque no es una gran consumidora de bebidas alcohólicas, aún se satisface de vez en cuando.

Y ahora, en vez de sentirse culpable por cada caloría que consumes, Abby ve cada comida como una oportunidad para alimentar a su cuerpo para ser más fuerte, física y mentalmente.

Cómo es el entrenamiento de Abby hoy

Cómo es el entrenamiento de Abby hoy

Por todo esto, es bueno que el equipo de recuperación de Abby también la ha ayudado a reformar su rutina de ejercicios físicos, que en la época en que ella no estaba sano, llegó a hacer hasta dos horas de aeróbico por día.

Abby se redujo a dos sesiones de aeróbico por semana, incluyendo cuatro sesiones de pesas a la semana trabajando hasta el fallo muscular.

Una vez que comenzó a levantar pesos mayores – algo que ella siempre ha evitado por miedo de ganar peso – su cuerpo ha cambiado de manera sorprendente. En vez de hincharse el cuerpo, se dio cuenta de su trasero creciendo mientras que la cintura estaba cada vez más pequeño, creando un efecto de reloj de arena impresionante y un cuerpo exuberante.

Ahora, Abby pasa una hora en el gimnasio cuatro veces por semana. Ella pasa un día sacudiendo su espalda y biceps, otro trabajando sus hombros y tríceps, y dos días trabajando los músculos inferiores, practicando ejercicios como sentadillas, peso muerto, sumerjo y mucho más.

De vez en cuando, ella practica 30 minutos de aeróbico, pero sólo después de que pasó la mayor parte del día sacudiendo el culo. Ella tiene menos tiempo para la academia de ahora, ya que trabaja largas horas del día en su empresa, una plataforma de educación motivacional.

La composición corporal

La composición corporal

Y si usted se está preguntando si su nueva dieta y la serie de musculación que la llevó a ganar peso, la respuesta es que sí… Con 1,70 m de altura, Abby pesa 68 kilos – un número que una vez la sorprendió cuando ella solía preocuparse por la balanza por encima de 55 kilos. Pero ahora, eso no asusta ni un poco, especialmente porque ella sabe que tiene un cuerpo más musculoso, atlético y se siente más feliz que nunca.

Hoy en día, la prioridad de Abby es ayudar a los demás a que inicien sus propias buscar por la buena forma. “La transformación no sucede cuando usted encuentra el momento, el plan de entrenamiento o dieta perfectos”, dice ella. “Él viene de actuar, de aprender a través de sus fallos, en lugar de darse por vencido.” Y ella sabe bien de eso.

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.