Nutrición

Diabetes y Ejercicio – Beneficios y Consejos

Las actividades físicas son importantes para la salud, como un todo, de todas las personas, teniendo ellas condiciones de salud o no. Sin embargo, el tratamiento de la diabetes requiere una dieta de alimentos, medicamentos y el control del estrés, además de las actividades físicas que sean cruciales, independiente del tipo.

Durante los ejercicios, el cuerpo quema calorías y los músculos utilizan la glucosa para obtener energía. Si son actividades regulares, ellas evitan que la glucosa aumenta, y si la glucosa está baja lo suficiente, usted puede incluso eliminar algunos medicamentos.

O sea, la diabetes y el ejercicio físico son una combinación que da la razón! Pueden ser simples actividades rutinarias, como la limpieza de la casa, el senderismo o la jardinería, u otros ejercicios de mayor intensidad, que trataremos a continuación.

Además de los beneficios para la salud como un todo, se produce la disminución de la glucosa, la reducción de la presión arterial y los niveles de colesterol, además de la mejora del flujo sanguíneo, del humor, del sueño y de la memoria.

Los expertos recomiendan actividades físicas vigorosas o moderadas para diabéticos durante 5 días a la semana, por 30 minutos, sea cual sea la actividad. Ellos incluso pueden ser divididas en tres momentos de 10 minutos cada uno, por ejemplo, durante la mañana, la tarde y la noche, si así es más fácil para usted.

Para perder peso, se aconseja hacer 45 minutos o más, también distribuidos en los 5 días de la semana, que también pueden ser divididos entre los turnos.

Vale la pena mencionar que los ejercicios moderados son aquellos que aumentan el ritmo cardíaco, la respiración se acelera, y el cuerpo se calienta. En los ejercicios vigorosos, la respiración se acelera más y se hace más difícil, y el ritmo cardiaco. La voz es emitida sólo con una pausa de la respiración.

Importancia de combinar la diabetes y ejercicio físico

La muerte por diabetes puede ser prevenida con el diagnóstico de la condición física de la persona. La reducción de la medicación puede suceder con la práctica de actividades físicas, y lo mejor de todo es que ellas no presentan efectos secundarios.

Se recomienda algunas actividades específicas para cada tipo de diabetes, ya que el control de los niveles de glucosa varía de acuerdo con el tipo de la enfermedad, de la actividad y con las complicaciones relacionadas con la enfermedad.

Es importante comenzar una nueva actividad física poco a poco y evaluar los impactos en los niveles de glucosa en sangre. Ajustes en la alimentación antes del entrenamiento físico, también pueden ser necesarios.

La incidencia de la diabetes tipo 2 puede ser reducida en un 60% con la práctica de ejercicio regular, dieta y control de peso, ya que los ejercicios reducen los niveles de glucosa en la sangre y mejoran la sensibilidad a la insulina, disminuyen el peso y los factores de riesgo cardiovasculares. En la diabetes tipo 1, también se produce la mejora de la sensibilidad a la insulina, la fuerza muscular y del aparato cardiovascular.

Las proteínas señalizadoras de la insulina, el metabolismo de los lípidos, la capacidad oxidante, y la densidad capilar de los músculos mejoran también con las actividades físicas. El aumento de la acción de la insulina, junto con las adaptaciones del tejido adiposo y los músculos, se benefician con ejercicios aeróbicos y ejercicios de resistencia pesar de que no se haya producido la pérdida de peso.

Tipos de Actividades Físicas

Los Diabéticos con problemas de la vista o en los nervios del pie no pueden practicar varias actividades. Estos deben consultar a su equipo de salud. Las caminatas son las más recomendadas, pero si usted practicar diversos tipos de actividades se vuelven más interesantes, sin el riesgo de caer en la rutina.

Las principales actividades recomendadas para diabéticos son ejercicios de resistencia (ej: culturismo y gimnasia localizada) y ejercicios aeróbicos. Se sugiere que los ejercicios de resistencia deben ocurrir antes de los ejercicios aeróbicos, para disminuir el riesgo de hipoglucemia, si es el caso.

Los ejercicios de resistencia incluyen pesas, máquinas, bandas de resistencia o el propio peso del cuerpo para adquirir fuerza muscular. Tai chi chuan y el yoga son ejemplos de ejercicios que trabajan la flexibilidad, y de esta manera mejoran las articulaciones, trabajando también el equilibrio, que los protege de las caídas, y la resistencia, que desarrolla la fuerza.

Senderismo, ciclismo, natación, baile y tenis son ejercicios aeróbicos, que trabajan los grupos de músculos y que aceleran la respiración, estimula el ritmo cardiaco.

Beneficios de los Ejercicios de Resistencia

En la diabetes tipo 2, los ejercicios de resistencia reducen la resistencia a la insulina y mejoran el control glucémico y la presión arterial. Hay beneficios para la salud vascular y mental, para el patrón lipídico, la densidad mineral de los huesos, las funciones físicas y la fuerza.

Para la diabetes tipo 1, no hay respuestas concluyentes en lo que se refiere a los beneficios de los ejercicios de resistencia. Especialmente en la cuestión del control glucémico, pueden disminuir el riesgo de hipoglucemia. Expertos opinan que los ejercicios de resistencia pueden potenciar algunos medicamentos, además de disminuir la cantidad de insulina que se toma a lo largo del día.

Beneficios de los Ejercicios Aeróbicos

El rendimiento del corazón y de las arterias, de las funciones pulmonares, la sensibilidad a la insulina, las enzimas oxidantes y la densidad mitocondrial mejoran con el ejercicio aeróbico.

En la diabetes tipo 1 y 2, el riesgo de mortalidad por problemas cardiovasculares disminuye con ejercicios moderados o intensos.

Se produce la mejora en los niveles de lípidos y funciones endoteliales, incluyendo el aparato cardiorrespiratório y la disminución de la resistencia a la insulina en los diabéticos tipo 1.

En los diabéticos tipo 2, hay una reducción de la resistencia a la insulina, la presión arterial, los triglicéridos y del A1C (prueba de hemoglobina glicada).

Recomendaciones del Departamento de Salud (USA) de la diabetes y ejercicio físico para diferentes edades

En cualquier edad, evite al máximo permanecer sedentario.

  • Menores de 5 años: se Sugiere actividades en el suelo y en el agua.
  • Mayores de 5 años: La recomendación es de 3 horas en diferentes turnos, por un total de 180 minutos a la semana.
  • 5 a 18 años: Todos los días de ejercicios moderados a vigorosos por 60 minutos. Dentro de estos, 3 veces por semana, actividades vigorosas obligatoriamente para el fortalecimiento de los huesos y los músculos.
  • 19 a 64 años: La actividad puede variar de moderada a vigorosa, por 2 horas y media por semana, por un total de 150 minutos. Se debe incluir, dos veces por semana, actividades para el fortalecimiento de los músculos.
  • Mayores de 65 años: Debe incluir ejercicios para el mantenimiento de las funciones cognitivas. Mucho cuidado con el riesgo de caídas. Los ejercicios físicos pueden ser divididas durante el día. Mantener el total de 150 minutos, 5 días a la semana.

Beneficios con otras actividades físicas

Los ejercicios de flexibilidad y equilibrio son importantes por cuenta de la rigidez de las articulaciones. Estos efectos se agravan por la presencia de hiperglucemia y por el factor edad. Ya que el control glucémico no se beneficia con los estiramientos de las articulaciones y la flexibilidad.

Cuando se produce la neuropatía periférica, las caídas pueden ser evitadas en un 28% a través de los ejercicios de equilibrio.

Para adultos con diabetes tipo 2, clases de yoga, pueden mejorar la complexión corporal, los niveles de lípidos y de las modificaciones glicêmicas.

El tai chi chuan también mejora el control glucémico, los síntomas neuropáticos, y el equilibrio. Sin embargo, existen pocos estudios sobre la relación entre la diabetes y el ejercicio de ese tipo.

Beneficios con actividades físicas rutinarias

Se sugiere que las actividades comiencen con 5 minutos al día y aumentar gradualmente, para aquellos que inician una nueva actividad, o que estaban inactivos por un tiempo.

También se recomienda aprovechar el tiempo de las actividades diarias, convirtiéndolos en los ejercicios, como caminar o andar en bicicleta al aire libre, cambiar el ascensor por las escaleras, aparcar el coche lejos del lugar donde debe ir para estimular el ejercicio, además de realizar las tareas domésticas, como aclarar las hojas del jardín, limpiar la casa o lavar el coche.

Aunque esté trabajando sentado, usted puede hacer pequeños descansos para estiramientos y mover el cuerpo.

Cuidado al mezclar la diabetes y ejercicio físico

  • Hable con su médico antes de iniciar cualquier tipo de actividad física.
  • Monitoreo de la glucosa antes, durante, y muchas horas después del ejercicio, teniendo en cuenta que usted tome medicamentos o insulina.
  • Antes de iniciar cualquier ejercicio, beba agua.
  • Use zapatos cómodos.
  • Utilice el collar o una pulsera identificatoria.
  • Si siente dolor en el pecho o falta de aire, hable con el médico.
  • Recuerde que los carbohidratos de acción rápida o tabletas de glucosa en el caso de la hipoglucemia.

– Planee

Si tiene otros problemas de salud además de la diabetes, es importante hablar con el equipo de salud antes de iniciar una actividad física regular. Ellos le ayudarán en la elección de la dieta, los mejores horarios para la práctica de los ejercicios y que los medicamentos a utilizar. Para el control de la baja de glucosa en la sangre, debe haber una combinación de las dosis de insulina para la diabetes y ejercicio físico.

– Protéjase

Durante la actividad física, o hasta 24 horas después, puede producirse hipoglucemia. Si está tomando insulina u otros medicamentos para la diabetes, como sulfoniluréia, probablemente esto ocurre, debido a que la actividad va a disminuir los niveles de glucosa en la sangre. La recomendación puede ser la ingesta de una merienda con carbohidratos antes, durante y después del ejercicio, o disminución de la dosis de insulina.

– Atención a la glucosa alta

Si aparecen cetonas en la sangre o en la orina, en el caso de la diabetes tipo 1, no practica ejercicios intensos. Cuando el nivel de glucosa en la sangre está demasiado alto, el cuerpo produce cetonas. En Caso de que usted se esté ejercitando cuando aparecen las cetonas, los niveles de glucosa pueden aumentar más aún. El grado de riesgo y cómo evaluarlas depende del médico. En la diabetes 2 no aparecen.

– Atención con los pies

La subida de los niveles de glucosa puede dificultar la circulación y causar daño a los nervios de los pies. Por eso, la recomendación es usar zapatos cómodos, principalmente durante la práctica de las actividades físicas.

Referencias adicionales:

Usted ha sido diagnosticado con diabetes tipo 1 o tipo 2? Tiene la costumbre de combinar su diabetes y ejercicio físico para ayudar en el tratamiento? Comenta debajo qué tipo!

(2 votos, media: 5,00

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.