Ejercicios y Deporte

4 Grandes Mitos Sobre Como Ejercicios Afectan el Peso, el Apetito, el Metabolismo y la Salud

Cuando se habla de la pérdida de peso, es bien cierto que las dos cosas estén involucradas en este proceso: la práctica de ejercicios y la alimentación. Sin embargo, la manera como el entrenamiento físico y la dieta se relacionan y cómo influyen en el adelgazamiento puede generar dudas en muchas personas e incluso divergencias entre los científicos que estudian la zona en el transcurso de décadas de estudio.

Por ejemplo, en la década pasada las personas se batían el martillo al decir que como el exceso de consumo de calorías sale alguien más gordo, quemar algunas de las calorías hará que este individuo emagreça.

Sin embargo, con el pasar del tiempo se han desarrollado investigaciones que han descubierto que no todo el mundo que practicaba ejercicios físicos podía adelgazar. Y por más absurdo que esto pudiera parecer, algunas personas llegaban hasta obtener uno o más kilos.

Un poco confuso no? Por qué será que esto sucede, ¿cuál de las ideas presentadas anteriormente es correcta, y para comprender de qué modo el entrenamiento influye en el metabolismo, el apetito, el peso y la salud de una manera general?

En un intento de responder a estos cuestionamientos, hemos recopilado las opiniones de algunos expertos acerca de los mitos sobre la relación entre el entrenamiento físico y la alimentación a continuación.

No hay una regla definitiva que puede ser aplicada para todos los casos

De acuerdo con el médico, doctor en filosofía e investigador veterano de la zona de pérdida de peso Timothy Church, que también es profesor de medicina preventiva del Centro de Investigación Biomédica Pennington, en Louisiana, en los Estados Unidos, uno de los grandes problemas en relación con el tema, es que el número de respuestas individuales que difieren una de la otra en lo que se refiere a la práctica de actividad física es enorme.

Así, los investigadores aún no tienen conocimiento exhaustivo de todos los casos. A pesar de ello, con la información obtenida hasta ahora es posible al menos jugar por tierra algunos mitos que llegan a los oídos de las personas sobre el papel de la práctica de ejercicios en el proceso de adelgazamiento.

Mito 1: los ejercicios físicos no te ayudan a perder peso

No es sólo porque usted conoce a una persona que hace juegos de carreras o se pasa varias horas a la semana y no puede perder peso – por el contrario, hasta el engorde – que la práctica de ejercicios físicos no colabora con el adelgazamiento.

Como el Dr. Church, explicó, la manera en que las personas responden a un entrenamiento son muy variadas. Él añadió que es probable que esta diferencia en la respuesta se produzca por cuenta de factores genéticos. “Los investigadores ya han encontrado 20 genes relacionados a eso, y como usted se encuentra en relación a estos genes impacta su respuesta”, agregó el médico.

Además, el tipo de ejercicio elegido y la dieta que una persona sigue también influyen en el proceso. O sea, hacer un ejercicio más ligero y continuar comiendo golosinas realmente no redundará en kilos menos en la balanza.

El investigador explicó que el entrenamiento puede colaborar con la pérdida de peso de tres modos:

  1. Limitar el aumento de peso: Church dijo que muchos estudios han demostrado que hacer algún tipo de actividad física es crucial para no engordar. Además, ellos no ayudan únicamente por cuenta de la quema de calorías o por mejorar la composición corporal, el aumento de los músculos y la disminución de la grasa, pero también debido a los beneficios para la salud mental y la mejora en la calidad de vida, siendo importantes para disminuir las posibilidades de desarrollo de enfermedades crónicas;
  2. Perder peso: Una investigación que realizó la revisión de 43 tipos diferentes de estudios relacionados con el ejercicio y la pérdida de peso y llegó a la conclusión de que la práctica de actividad física ayuda a las personas a perder al menos un poco de peso, aproximadamente poco más de 907 g;
  3. Previniendo la vuelta del peso perdido: Como el Dr. Church, enfatizó, si adelgazar es difícil, mantener la buena forma es más complicado todavía. La buena noticia es que con la ayuda de la práctica regular de entrenamientos físicos, la tarea puede ser más fácil. Esto porque según datos del Registro Nacional de Control de Peso de los Estados Unidos, las personas que logran mantener las libras más lejos del cuerpo son las que se ejercitan de 45 a 60 minutos por día.

La aceleración del metabolismo

El entrenamiento no sólo ayuda a quemar más calorías en el momento en que el ejercicio es realizado como también deja el funcionamiento del metabolismo más rápido horas después de que el entrenamiento ya ha finalizado.

Un estudio publicado en la publicación Medicine & Science in Sports & Exercise (Medicina y Ciencia en Deportes y Ejercicio, traducción libre) mostró que los hombres que pedalaram durante 45 minutos quemaron, en promedio, 519 calorías durante la actividad física y más de 193 calorías durante las 14 horas siguientes después de que el fin del ejercicio.

Mito 2: los ejercicios físicos te dan más hambre

Esto no ocurre, por lo menos en el corto plazo, dijo el doctor David Stensel, que estudia el metabolismo del ejercicio, en la Universidad de Loughborough, en Inglaterra.

Una encuesta de 2009 realizada por el propio Stensel identificó que las personas que habían manchado por 90 minutos consumieron la misma cantidad de calorías que habían consumido en los días en los que no practican ninguna actividad física.

Otros estudios también han concluido que un ejercicio intenso disminuye brevemente las tasas de la hormona grelina en el cuerpo, que estimula el apetito. Y por más que estos niveles aumenten de nuevo después de la finalización del entrenamiento, Stensel garantiza que este número no crece más allá de lo que era antes de la práctica de la actividad física.

Por otro lado, a largo plazo, es de esperar que el cuerpo reaccione de alguna manera la reducción de sus niveles de energía, que se produce mediante la quema de un considerable número de calorías en un programa de entrenamiento físico. De acuerdo con el doctor y profesor asociado de kinesiología (estudio de los movimientos) de la Universidad de Massachusetts, en los Estados Unidos, Barry Braun, la tasa de este aumento de apetito varía entre las personas, de acuerdo con aspectos genéticos, conductuales y relacionadas con el contexto al cual alguien está insertado.

Además, es preciso recordar que la alimentación también juega un papel importante en relación al apetito. Parte de la solución, entonces, es no dejar de lado los alimentos saludables que se llenan de savia el cuerpo, como aquellos ricos en fibras y proteínas.

Quemando calorías sin querer

Las actividades accidentales, aquellas que son practicadas fuera de una sesión de entrenamiento, en actividades habituales del día a día, son una alternativa interesante para quemar aún más calorías sin estimular el apetito.

Por ejemplo, uno de los estudios realizados por el profesor Braun mostró que se aloja en el pie en lugar de sentarse durante un día, puede eliminar 750 calorías más y no hace que el hambre aumente.

Mito 3: usted puede premiar a sí mismo por tener varios colores

Usted hasta puede, pero no debería, especialmente si esta premiación es en la comida. Esto porque en un momento de comilona para complacer a sí mismo después de haber manchado puede acabar con los beneficios de un entrenamiento. Por ejemplo, supongamos que usted ha corrido durante 40 minutos y eliminado de 550 calorías. Es un buen ejercicio, pero en caso de que usted decida si premiar con dos rebanadas de pizza de pollo con catupiry, que suman un total de más de 510 calorías, todo el esfuerzo habrá ido por el desagüe.

El Dr. Church ha estudiado las personas que malham y no consiguen adelgazar, y una de sus conclusiones para que esto ocurra es que ellos tienden a premiar con comida ultracalóricas después del entrenamiento.

Otro problema es que las personas no puedan calcular el número de calorías que se gastan en un ejercicio. Una investigación de la Universidad de Ottawa, en Canadá puso a 16 personas con un peso normal para caminar en la cinta hasta que eliminen 300 calorías y después preguntó a ellas cuántas calorías ellas creían que habían pasado.

Algunos de ellos llegaron a decir que el valor había sido de 896 calorías, casi el triple del valor real. Los investigadores también pidieron que las personas comieran una comida que en su opinión repusesse la energía que permanecieron con el ejercicio. Ellos acabaron eligiendo platos con 607 calorías, con más del doble de calorías eliminadas en la estera.

La clave para evitar todo ese deseo de golosinas calóricas es encontrar una actividad física que sea placentera.

Prueba de ello es un estudio realizado por la Universidad Politécnica Estatal de California, en los Estados Unidos. Los investigadores pidieron a un grupo de personas se quedara sentado por un tiempo y que otro pedalasse intensamente en un cicloergómetro durante una hora. Entonces, cuando el tiempo acaba, mostraron a los participantes las fotos de comidas calóricas y alimentos saludables.

El resultado fue que mientras la clase que se quedó parada se encontró con imágenes de helados y galletas que ha tenido la región del cerebro relacionada con la recompensa iluminada, el personal que había pedalado no mostró preferencia por ninguna de las categorías de alimentos.

Para uno de los autores de la investigación y profesor de kinesiología en la universidad, Todd Hagobian, estar en buena forma puede tener efectos psicológicos. “El ejercicio regular puede aumentar su deseo de consumir una dieta más saludable – y a eliminar los kilos”, explicó.

La palabra es el control

En primer lugar, es fundamental encontrar un entrenamiento que agrade, en segundo lugar, es importante controlar las calorías que se queman durante el ejercicio. La tasa promedio para un entrenamiento de 45 minutos se encuentra por debajo de las 400 calorías, pero para asegurarse de que el mismo es bueno preguntar al entrenador en el gimnasio o descargar una aplicación en el smartphone que proporcione este tipo de información y ayuda a controlar y registrar estos datos.

Otro punto crucial es encontrar alimentos que ofrezcan saciedad al cuerpo y que cuenten con un número más bajo de calorías, lo que nos lleva una vez más hasta las fuentes de proteínas y fibras. Entre las opciones que podemos citar están las frutas, los granos, las nueces y el yogur.

Mito 4: la sociedad se está ejercitando más, pero aún así se está poniendo más gorda

Además de esta afirmación estar equivocada por dar a entender que quien se ejercita acaba engordando, lo que no es necesariamente una regla, ella también indica que el número de personas que tiene de varios colores es mayor, lo que no es verdad.

Una investigación realizada por el Dr. Church y sus colegas del Centro Pennington examinó la cantidad de actividad física que las personas hicieron durante sus expedientes de trabajo entre los años 1960 y 2008. Lo observado es que hubo una disminución de 58% en lo que se refiere a la actividad realizada en el ambiente de trabajo, lo que resultó en una quema de 140 calorías por parte de los hombres.

“Usted tiene que compensarlo de alguna manera. Si no lo hace, va a ganar peso”, enfatizó el Dr. Church.

Moverse vale la pena

Cuando no se puede cambiar el ascensor por las escaleras o dejar el coche de lado y caminar a pie, no dudes en hacerlo. Es que la práctica de ejercicios físicos no es buena sólo para mantener la buena forma, como también ayuda a mantener niveles más altos de colesterol bueno, el HDL y disminuir la presión arterial, según un estudio de 2010 de la Universidad de Missouri, en los Estados Unidos.

Eso sin contar que quien está en forma, tiene menos riesgos de sufrir ataques al corazón, según una investigación divulgada en el periódico en Circulación en el año 2011.

Usted creía en alguno de estos mitos relacionados a la buena forma y salud? Cuál de ellos más te sorprendió? Está de acuerdo con todos? Un comentario a continuación!

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.