Dieta

Dieta en Familia: Padre, Madre e Hijo Pierden Más de 63 kg Juntos

En septiembre de 2013, la familia de Bissoli, de la ciudad de Americana, en el interior de São Paulo se sometió a exámenes médicos de rutina. Cuando se levantaron los resultados, descubrieron que la madre Josilene presentaba un cuadro de pre-diabetes, el padre, Leandro tenía grasa en el hígado y el hijo de Douglas – que tenía sólo 12 años de edad en la época – ya estaba con el colesterol un poco modificado.

Al G1, la madre Josi, como también es llamada, habló de las duras palabras que se escucharon en el consultorio del médico y como han decidido empezar el cambio hacia una vida más saludable: “El médico me dijo: ‘creo mejor que cambian la vida de ustedes, ustedes son jóvenes, es mejor tomar vergüenza en la cara’. La gente se unió, salió de allí y hablamos: vamos a cambiar”.

De inmediato, se libraron de los alimentos engordativos que tenían en casa y comenzaron a hacer sustituciones en la dieta. Cambiaron el jamón por pechuga de pavo, la leche entera por desnatada, aperitivos por las verduras y el pollo y el arroz blanco por el integral.

Josi también reveló que antes de que comenzaron la dieta en familia, ensalada no formaba parte de la rutina alimentaria de la familia, y que por cuenta de los compromisos con el trabajo que consumían el doble hasta tarde, tenían la costumbre de pedir dos pizzas o un aperitivo al final de la jornada.

Ella incluso le contó que en el primer mes, la principal dificultad fue el hijo de Douglas, que no come frutas o verduras. “Cuando yo era más en el baño, mi madre siempre ha trabajado, entonces creo que no me refiero a comer estas cosas”, explicó el muchacho.

Sin embargo, aun así el chico consiguió eliminar aproximadamente 15 kg sólo al aprender a alimentarse de tres en tres horas, beber agua regularmente y reducir la cantidad de comida que ingería, especialmente de pan, cambiando cuatro rodajas de mortadela por solamente una de pechuga de pavo.

Para ayudar, ellos utilizaron una aplicación en el móvil que los recordaba de alimentar a intervalos regulares y de beber 2,5 litros de agua todos los días.

3bboaforma - padre y madreel antes y El después de Josi y Leandro, al lado del hijo menor de la pareja

El cambio dio tan seguro para la familia que, a finales del año pasado, Leandro, que antes tenía casi 116 kg, ya había conseguido llegar a los 89, Douglas había pasado de los 77,5 para 62 y Josi dejó de pesar alrededor de 88 kg y alcanzó los 67.

3cboaforma - douglasDouglas antes, junto con el hermano menor, y después de la reeducación alimentaria

Problema de salud de la madre de Josi influyó en la decisión de la familia

Después de la madre de Josi, que siempre tuvo una salud óptima, haber precisado a someterse a las prisas a una cirugía para colocar cuatro puentes de derivación y dos mamarias, la decisión de la familia de tener una vida más saludable fue aún más reforzada. “El miedo de perderla fue tan grande que decidí cambiar de lugar. Y ellos (Leandro y Douglas) también tuvieron miedo de perderme a mí misma, porque estos problemas son hereditarios”, informó Josi.

Los tres tomaron la decisión tan en serio que en el inicio del período de reeducación alimentaria, ellos dejaron de asistir hasta fiestas de las cuales habían sido invitados. Josi cuenta de las veces en que ellos ya estaban ordenados y listos para salir, pero se miraban y miraban la foto que cuando estaban por encima del peso y resolvían quedarse en casa, ya que antes tenían la costumbre de asistir a muchos restaurantes de comida rápida y siempre estaban comiendo la merienda y tomando helado. “En los primeros cuatro, cinco meses, la gente evitó ir, para no caer en la tentación”, reveló Josi.

Otros cambios

Al G1, Douglas también contó que tenía problemas en la escuela por cuenta del exceso de peso. Él era víctima de bromas de otros niños, además de ser un niño cerrada. “Después de que se pierde peso, un poco más suelto. La verdad es que no me aceptaba obesas, comenzaba a llorar, a veces. Cuando empecé a jugar más, empecé a tener más amigos. No me siento más obeso”, agregó.

3dboaforma - douglas2Antes de adelgazar, Douglas era un niño cerrada que sufría con la implicancia de los compañeros de la escuela

La madre explica que el chico se sentía mal en la escuela, no se quitaba la camisa por nada y pensaba que a nadie le gustaba, por ser gordo. Hoy, con el cambio y los kilos de menos, él se siente mejor acerca de sí mismo. “No serviría me exigir de él, si mi marido y yo no penetra en el proceso de reeducación”, reforzó Josi. Por su parte, Douglas asegura que el apoyo de los padres es fundamental en el proceso.

El cambio de la vida de los tres, también tuvo reflejos en el presupuesto de la familia, que pasó a ahorrar más. Josi, que pensaba que tendrían que gastar mucho dinero con la dieta, se sorprendió al darse cuenta de que al cortar un montón de cosas, el costo se redujo y confiesa haber aprendido que no es necesario ser rico para tener una alimentación equilibrada.

Fotos: Archivo Personal Josilene Franco Bissoli/ Reproducción G1

¿Conoces alguna historia parecida a la de una familia que se une a una reeducación alimentaria y ha logrado resultados insipiradores como este? Un comentario a continuación!

(3 votos, media: 5,00

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.