Dieta

5 Hechos Sorprendentes Que Obstaculizan Su Adelgazamiento

Cuando pensamos en bajar de peso y en el que es preciso hacer para perder peso, algunas actitudes obvias vienen a la cabeza: practicar más ejercicios físicos, cortar los alimentos calóricos, elegir las opciones más saludables como frutas y verduras, reducir las porciones, comer cada tres horas, entre otros. Pero y si al hacer todo esto el resultado no es el esperado?

Ahí puede ser que algunos otros hábitos deben cambiar. Es que además de estas acciones que ya estamos cansados de saber, existen razones más subjetivas y sorprendentes que afectan a una persona a perder peso. En la siguiente lista, usted otorga cinco de ellas:

1. Pensar mucho en comer alimentos saludables

Doscientos veintiuno

Puede parecer extraño, pero el simple hecho de pensar en comer alimentos sólo saludables en las comidas puede disminuir la sensación de saciedad y ralentizar el metabolismo. Es lo que dice una encuesta realizada por la Universidad de Yale, en los Estados Unidos, que afirma que cuando la persona povoa sus pensamientos con las comidas saludables – pero no tan apetitosas, así que tiene que comer, el cerebro produce la hormona grelina en mayor cantidad, justamente el responsable de estos efectos.

La salida para mantener las tasas de la grelina en equilibrio es recordar también los alimentos deliciosos que forman parte de la dieta, como el queijinho más ligero que acompaña la ensalada. Otra opción es la de componer el menú de las comidas con opciones que sean saludables, nutritivas, pero que no dejen de ser sabrosas como una fruta o una sopa con las verduras que más te gusten.

2. Pagar las compras con tarjeta

Pero, espera! El que la tarjeta de débito o crédito puede tener que ver con mi dieta? Al parecer, más de lo que la gente imagina. Un estudio publicado en el Journal of Consumer Research (Diario de Investigación del Consumidor, traducción libre) identificó que las personas que utilizan la tarjeta para pagar sus compras en el supermercado, tienden a comprar alimentos más calóricos y menos saludables que las que pagan en efectivo.

La justificación dada por uno de los responsables del estudio, el doctor y profesor de marketing de la Universidad de Binghamton, en los Estados Unidos, Kalpesh Desai, es que a pesar de saber el costo y el valor calórico de las golosinas, por no sentir el peso en el bolsillo inmediatamente, estas personas terminan siendo más impulsivas y compran las besteirinhas.

Si parar y pensar, a ver que eso realmente tiene sentido. Salir con el dinero contado para comprar pan en el supermercado, por ejemplo, te impedirá llevar a casa los dulces que se encuentran colgados en el próximo cuadro, ya que usted no tendrá que pagar.

3. Pensar mucho en el ejercicio que va a hacer

Doscientos veintidos

De acuerdo con una investigación realizada en Francia, sólo pensar en el ejercicio de que todavía va a hacer durante el día puede llevar a una persona a comer un 50% más de lo normal. Es que ella imagina que el hecho de que va a entrenar más tarde la da licencia para hacer lanchinhos más.

Para evitar que esto suceda, la sugerencia es establecer por sí mismo la regla de no estar pellizcando una comida aquí y otro allí antes del entrenamiento y algo para comer alimentos que ayuden a su rendimiento antes de ir a entrenar. Pruebe el dulce de batata con pollo, manzana con yogur, etc.

4. No hacer pausas en el trabajo

Doscientos veintitrés

Esta es principalmente para quién trabaja sentado delante de un ordenador y prácticamente no hace pausas durante el trabajo. Investigadores de la Universidad de Missouri-Columbia, en Estados Unidos, descubrieron que sentarse a pocas horas hace que el cuerpo deje de producir una enzima llamada lipasa, que actúa como inhibidora de grasa.

Para revertir la situación, una sugerencia es levantarse de la silla y estirar cada hora, para mejorar el metabolismo en aproximadamente un 13%, según el American Journal of Clinical Nutrition (Diario Americano de Nutrición Clínica, traducción libre).

Otra táctica es no dejar de moverse durante el día de trabajo, ya sea golpeando el pie o moverse en la silla, para aumentar la quema de calorías en un 54%.

5. Dormir poco

Doscientos veinticuatro

No son pocos los factores que muestran que el dormir poco no hace nada bien a la dieta. Para el autor del libro The Sleep Doctor’s Diet Plan (algo así como “la Dieta del Sueño”) y PhD Michael Breus, no dormir bien deja el cuerpo hambriento por carbohidratos y deseando grasa. Ya un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition (Diario Americano de Nutrición Clínica, traducción libre), mostró que las mujeres que durmieron durante menos de cuatro horas, en una noche consumieron 300 calorías y 21 g de grasa al día siguiente.

Una táctica para tener un sueño adecuado y saber cuántas horas necesita dormir es ir a la cama siete horas y media antes del horario en el que usted necesita para estar de pie. Si usted se despierta antes, es señal de que puede dormir menos tiempo que eso. Ahora, si usted es despertado por la alarma y aún apretar el botón de “snooze”, esto significa que usted puede necesitar de ocho o incluso nueve horas para descansar bien y recuperar las energías.

Se logró identificar alguno de estos puntos en su vida diaria, que puede estar realmente te estorban a adelgazar, hacer dieta? ¿Qué sería de él? Un comentario a continuación!

Doscientos veinticinco

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.