Dieta

17 Consejos Inusuales Para Adelgazar Provenientes de Varias Partes del Mundo

El exceso de peso es un problema que afecta a personas de todo el mundo: son 2,1 millones de personas con sobrepeso en el planeta, de acuerdo con un estudio publicado en la revista médica Lancet el año pasado.

Y pensar que cada país que sufre con esta cuestión tiene su cultura y sus propias costumbres, no es de impresionar a que la población de estos lugares también tenga ciertos hábitos que ayudan a quien lo necesita adelgazar. Entonces, ¿qué tal conocer algunas sugerencias diferentes para ponerse en forma y venidas de diversas partes del mundo y aprender de ellas? Esto es lo que puedes ver en la siguiente lista:

1. Tailandia: comer alimentos picantes

La comida tailandesa es conocida como una de las más picantes del mundo y este sabor más fuerte no sólo ayuda a acelerar el metabolismo como hace que las personas coman de manera más despacio.

Eso es bueno porque cuando comemos muy rápido, la sensación de saciedad del organismo sólo aparece cuando ya consumimos más alimentos de lo que realmente necesitábamos.

2. Polonia: hacer las comidas en casa

Comer fuera en restaurantes es algo que casi no hace parte de la rutina de los polacos: sólo el 5% del presupuesto de las personas es reservado para ello por allí. El hábito no sólo hace que puedan ahorrar dinero como evitar acumular kilos de más, ya que quien hace las comidas fuera de casa con mayor frecuencia tiende a no comer de manera saludable y, por consecuencia, tener exceso de peso.

Una sugerencia para imitar el buen ejemplo de los polacos es evaluar cuántas veces usted come fuera, ¿cuánto gasta con estos almuerzos y cenas, y empezar a disminuir el hábito poco a poco, aprovechando para conciliar el horario de las comidas en familia y pasar más tiempo con ellos. Si no es posible, da para tratar de llevar la comida ya preparada de casa para el trabajo o la universidad.

3. Brasil: comer arroz y frijoles

Arroz y frijoles, es una combinación clásica que rara vez falta en el menú de las familias brasileñas. Pero ¿sabías que además de hacer parte de nuestra cultura culinaria, también ayudan a reducir en un 14% el riesgo de sobrepeso, cuando se consumen regularmente, si se comparan con otros tipos de alimentación típicas de Occidente?

Esto se debe a que tienen poca grasa y contienen fibra, que son conocidas por ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y dar sensación de saciedad al organismo.

4. Holanda: andar en bicicleta

En los países bajos, la población le gusta tanto a la bicicleta que el número de ejemplares del vehículo es mayor que el de habitantes: son 18 millones frente a 16,8 millones. Y la costumbre ya hace bastante parte de la cultura de los holandeses, en tanto que el 40% de las personas utiliza la bicicleta como medio de transporte y algunos semáforos de la capital del país, Amsterdam, hasta que se sincronizan con la velocidad del vehículo.

La gran ventaja de la bicicleta es que el ejercicio ayuda a quemar alrededor de 500 calorías por hora. Con el aumento del esfuerzo durante las pedaladas o si la persona caminar con la bicicleta por las subidas, este número puede llegar a 1 mil.

5. Alemania: un desayuno saludable

Una costumbre muy sana del pueblo alemán es su café de la mañana. El 75% de la población tiene el hábito de hacer la primera comida del día, que puede incluir opciones como los cereales de granos integrales, panes y frutas.

No es novedad que comer y luego por la mañana es importante, pero en los últimos tiempos investigaciones han confirmado esta necesidad. Un estudio británico descubrió que el que no toma café de la mañana está más propenso a ceder a la tentación de comer un alimento muy calórico cuando él aparece en su frente.

Sobre esto, la directora científica del Canadian Obesidad Network (Red de Obesidad Canadiense, traducción libre) Dr. Arya Sharma fue aún más lejos: “Si pudiéramos hacer sólo un cambio para afectar a la epidemia de la obesidad, sería hacer que todo el mundo tomara un rico café de la mañana”, dijo ella.

6. Suiza: experimentar el muesli

Desarrollado por un médico suizo hace más de 100 años para la dieta de los pacientes hospitalizados, el plato de hoy es parte del menú del desayuno o de los lanchinhos de los suizos. El muesli es una papilla hecha con harina de avena, frutas y frutos secos, que se traduce en una comida rica en fibras cuyo proceso de digestión es más lenta y también da una sensación de saciedad al organismo. Además, las fibras aún pueden reducir los niveles del colesterol malo – LDL en el cuerpo.

La única excepción cuando el muesli se encuentra en la cantidad de azúcar presente en el producto, que puede variar entre 2 a 14 g por porción. La cantidad de consumo de azúcar recomendada por día por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 25 g para una dieta de 2 mil calorías, o el 5% de las calorías ingeridas diariamente.

7. Reino Unido: comer porciones más pequeñas

Ya sea en restaurantes o en las comidas realizadas en el hogar, los británicos suelen comer porciones más pequeñas, lo que contribuye a un menor consumo de calorías y, por lo tanto, para la pérdida de peso.

8. Francia: no comer con prisa

En promedio, el 92% de los franceses tiene el hábito de cenar con la familia reunida y esa comida dura generalmente 33 minutos en los días de la semana y 43 los fines de semana. Al tomar más tiempo para comer ellos también tienden a consumir menos alimentos y calorías, ya que el cerebro tarda unos 20 minutos para reconocer que el organismo está satisfecho y cuando comemos muy rápido la sensación de saciedad tarda más en ser percibido.

9. India: hacer yoga

El yoga no es sólo una actividad que combate el estrés y mejora la flexibilidad del cuerpo. También facilita la pérdida de peso. Un estudio descubrió que los practicantes de ejercicio tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) menor que los adeptos de otras actividades.

Algunas de las razones para esto son que el yoga puede ayudar en la construcción muscular – dependiendo del movimiento realizado, lo que contribuye a la aceleración del metabolismo y anima a la persona a actuar con conciencia, lo que puede llevar a un consumo más racional de la comida, evitando la alimentación impulsiva. Además, una hora de ejercicio puede quemar de 225 – en estilos más suaves – a 500 calorías – en las clases más tirados como power yoga.

10. Rusia: plantar la propia comida

Los rusos tienen el hábito de cultivar sus propios vegetales y frutas, lo que los estimula a tener una dieta más saludable y nutritiva.

11. Finlandia: tratar la caminata nórdica

La caminata nórdica – el modo en que los aficionados van sosteniendo dos bastones en las manos – es una de las actividades al aire libre favoritas de los finlandeses. Y el simple hecho de manejar los objetos de las manos durante el ejercicio trae muchos beneficios: mejora el equilibrio, trabaja los músculos de los hombros, los brazos y del tronco y aumenta el número de calorías quemadas en el camino.

Investigaciones han revelado que el uso de los bastones en la caminata nórdica hace que se pierdan hasta un 65% más de calorías en el ejercicio, sin la necesidad de hacer un esfuerzo extra.

12. México: consumir más calorías durante el día

La mayoría de los mexicanos tiene el hábito de hacer sus más grandes comidas de día, entre las 14h y de 16h. La ventaja de esto es que, al comer menos por la noche, al día siguiente la persona se despierta con hambre y tiene un desayuno más completo, el que ayuda a controlar la alimentación en el resto del día – evitando aquel costumbre de picar lanchinhos calóricos más tarde.

13. Malasia: cocinar con cúrcuma

Uno de los componentes principales de la cúrcuma – nativa de Malasia y que se utiliza en la preparación del curry – es la curcumina. Este compuesto ha sido estudiado por investigadores de la Universidad Tufts, en Estados Unidos, y ha demostrado ser un poderoso aliado en la lucha contra la grasa.

En el estudio, algunos ratones fueron alimentados con una dieta rica en grasa, acompañada de pequeñas cantidades de curcumina. Los científicos descubrieron que estos animales tuvieron menor ganancia de peso, en comparación con los otros que recibieron el mismo tipo de comida, pero sin la adición de la curcumina.

14. Hungría: comer alimentos en conserva

Los húngaros les gusta comer alimentos como pepinos, pimientos, repollo y tomate en conserva. Y además de los beneficios que estas comidas, por supuesto, traen a la salud, el vinagre que los mantiene conservados también puede ayudar. Todo por cuenta del ácido acético, que es parte de su composición y ayuda a reducir la presión arterial, las tasas de azúcar en la sangre y la formación de grasa.

Pero ¡atención! Como estos productos pueden ser ricos en sal, es importante tener cuidado en cuanto al consumo de sodio, que no puede superar los 2 g por día, según la recomendación del Ministerio de Salud.

15. Noruega: pasar más tiempo al aire libre

Una tradición que pasa de padre a hijo en Noruega es si el ejercicio al aire libre los domingos, ya sea dando una vuelta en bicicleta durante el verano o esquiando en invierno. Para quien siente que está sedentario, ¿hay una buena manera de empezar a moverse.

16. Japón: tomar una siesta

Una costumbre en japón es tomar una siesta diaria de 20 a 30 minutos y eso es algo que puede ayudar a combatir el aumento de peso.

Esto porque el dormir mal aumenta el riesgo de engordar, por disminuir los niveles de la hormona leptina – que indica al cerebro que el cuerpo está saciado y aumentar las tasas de la grelina – la hormona responsable de la sensación de hambre. Esto indica que cuando una persona no tiene un sueño de calidad, se corre el riesgo de pensar que tiene que comer cuando en realidad lo que necesitas es tomar una sonequinha.

17. África del Sur: tomar té de rooibos

El té de rooibos es una bebida apreciada por toda África del Sur. Naturalmente dulce y más fuerte que el té verde también puede ayudar a ahorrar una gran cantidad de calorías si reemplazar a otras bebidas como el jugo natural de frutas y café. Esto es porque mientras que un vaso de 100 ml de zumo de naranja natural, por ejemplo, tiene 47 calorías y una taza de café con azúcar cuenta con 29, el té rooibos contiene sólo dos calorías a cada taza.

¿Cuál de estas costumbres de distintos países de todo el mundo se piensa más interesante de unirse? Alguno de ellos, fuera el brasileño, que ya tiene el hábito? Un comentario a continuación!

Patrocinado
Mostrar más

Dr Pablo Gonzales

Mi nombre es Dr Pablo Gonzales, idealista del portal Saúde Responde. Mi objetivo es ayudar a las personas interesadas en saber más sobre salud, nutrición, enfermedades, consejos para bajar de peso, ejercicios que ayuden a mejorar su calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Para ajudar a rastrear novos conteúdos, não ajude desbloqueando o Ad Blocker.